NO
ES POR
LA CENA

Celebra con nosotros la noche más especial, desde donde te encuentres.

Pan shiitake con ajo y perejil

Una receta de "La casita de pan"

Ingredientes:

  • 500gr. Harina panificable (aunque si hay tiempo sirve casi cualquiera)
  • 10 gr. Sal
  • 300 gr. Agua (fría si hace calor)
  • 5 gr. Levadura prensada
  • 300 gr. Shiitake (se puede hacer con cualquier seta)
  • 1 diente de ajo hermoso
  • perejil fresco

Hay muchísimas formas de hacer pan. Aquí planteo una forma sencilla que creo que es fácil hacer en casa. Ten en cuenta que te va a llevar tiempo. No tanto de estar haciendo cosas activamente, pero es un proceso biológico que lleva su propio ritmo y va a depender de varios factores como la temperatura, la levadura que uses, la humedad y algunos más. Vas a tener que estar pendiente si no sueles hacer pan y no controlas mucho los tiempos.

Lo primero es mezclar en un cuenco lo suficientemente grande la harina, la sal, y el agua. Mezclarlo bien con las manos hasta que se haya absorbido toda el agua. Cuando la masa vaya tomando cuerpo hay que comenzar a amasar. El amasado es algo bastante particular. Hay multitud de maneras de hacerlo. Lo mejor es respirar profundo y dejarse llevar. Procurar entender qué quiere la masa. Suena raro, pero es una verdad inmutable. No tiene por qué ser un ejercicio dinámico muy energético. Ah! Y es importante resistir la tentación de añadir más harina.

Es muy recomendable que el amasado se extienda mucho en el tiempo. No se trata de amasar mucho rato seguido. Mejor ir amasando un minuto y dejar la masa reposar 5, 10 o 20 minutos. Cuando la masa vaya teniendo buen aspecto (sin grumos y suave) se añade la levadura desmigándola con los dedos.

Una vez integrada se pueden ir incorporando las setas, el perejil y el ajo. Las setas se tienen que notar así que es mejor dejar trozos no demasiado pequeños. Cuidado con el ajo, que si está rallado puede reaccionar con la masa haciéndola perder fuerza. Lo mejor es que esté cortado muy fino con cuchillo afilado.

Una vez incorporados todos los ingredientes hay varias opciones. La mejor es meter la masa al frigo y dejarla bien tapada (en un táper grande o con un plástico) toda la noche. Ojo que va a crecer. Si no hay tiempo suficiente la dejamos fuera (tapada también) hasta que haya duplicado el volumen. Esto de duplicar el volumen ha de ser muy evidente. No se trata de que crezca un poco. Tiene que crecer hasta ocupar el doble de espacio.

En cualquiera de las dos opciones es recomendable dejar la masa hecha una bola lo más perfecta posible.

Si se opta por dejar la masa en el frigo  y a la hora de usarla no ha duplicado el tamaño, sácala fuera del frigo y vigílala hasta que esté lista.

Después echa un poco de harina en la mesa. Vuelva la masa sobre ésta con cuidado de no desgarrar la masa y haz una bola otra vez. Para ello lo que se suele hacer es ir doblando la masa sobre si misma juntando los pliegues en el centro.

Prepara un bol con un trapo de algodón limpio y enharinalo generosamente. Coloca la masa dentro del bol (encima del paño) y tápalo con un plástico o algo que impida que se seque.

Vuelve a esperar hasta que haya duplicado el volumen y al horno.

Cuando se meta el pan el horno tiene que estar muy caliente. Lo mejor es ponerlo a la máxima potencia. Hay que volcar la masa sobre la bandeja del horno (con papel de horno). Hacerle unos cortes (se llama greña) por donde quieras que rompa con un cuchillo muy afilado (mucho cuidado de no rasgar la masa a ver si la fastidiamos después de llegar hasta aquí) y encontrar algún método para generar vapor. Ya sea colocando un cuenco con agua, vertiendo agua sobre una bandeja caliente, con un pulverizador… Y si el horno tiene una salida de vapor, tápala durante los 15 primeros minutos de cocción. Una vez metido el pan baja la temperatura a unos 200 grados (aunque cada horno es un mundo) y mantenlo durante 45 minutos más o menos con la resistencia de arriba y abajo. Hay que procurar no abrir mucho el horno sobre todo al principio, pero no dejes de vigilar el pan, como crece y se desarrolla. Cuidado con la temperatura. Si se tuesta demasiado bájala o quítale la resistencia de arriba.

El pan está hecho cuando al golpearlo por debajo suena a hueco. Como un tamboril, que dice el panadero de Herguijuela. Si no has golpeado unos cuantos panes puede ser complicado hacerse una idea. El pan tiene que ser ligero. Si da la sensación de que pesa mucho cuécelo un rato más.

Cuando se saque el pan hay que dejarlo encima de una rejilla o de algo que le permita respirar y terminar de perder la humedad que contiene.

Deja que se enfríe (si no te da el ansia) y disfrútalo que lo has hecho tú y hay pocas cosas que molen más que hacerse uno su propio pan. 

Sigue a la La casita de pan y descubre los panes más originales y sabrosos de Salamanca.

 Volver

Nuestros patrocinadores

ASESORIA PEREÑA CGB Informática IMPRENTA DIGITAL SALAMANCA A39 Jamones y Embutidos CARLOS BARRIGA Mc Donalds PRINCIPAR Restaurante BEECA DA2 sumate TELIUS

Una iniciativa de Cruz Roja Española. Comité provincial. Salamanca.
© Cruz Roja Española. 2015